Putas Valencia: La verdad que nadie cuenta

0
1574

La prostitución ha estado con nosotros desde que decidimos juntarnos en grupo y formar lo que llamamos sociedad. Es una de las profesiones más antiguas que conoce el hombre y se ha transformado en una de las materias más susceptibles a entrar en debate.

En muchas ocasiones escuchamos varios sucesos en los noticiarios que hacen referencia a sucesos que involucran la prostitución de alguna manera. En la mayoría de estos casos estamos hablando de la prostitución como algo negativo, algo que está sujeto a los estándares más bajos de la sociedad y que resulta perjudicial tanto para los que adquieren los servicios como los que los prestan. Pero ¿es esta toda la verdad sobre la prostitución? La respuesta es un rotundo y tajante no.

Y esto no es algo que estemos soltando desde la redacción de este artículo como si tal cosa simplemente porque sirve a nuestros intereses más inmediatos, sino porque es una verdad que cada vez se hace oír más por las propias protagonistas: las putas.

mujeres-contactos-escort

Es cierto que, debido a la propia naturaleza de los medios de masas, las historias que involucran la prostitución van a estar focalizadas en la prostitución que se relaciona con las mafias, que resultan peligrosas para las propias mujeres y que relacionan la prostitución con otras actividades delictivas como el consumo de drogas o la trata de esclavas. Pero lejos de los proxenetas existe otro tipo de prostitución; una que ha evolucionado con el paso del tiempo y que se ha conformado como un modelo de negocio serio.

El perfil de mujeres que se dedican a esto ha evolucionado para conformar lo que hoy en día se conoce como putas de lujo o escorts. Estas putas modernas no solo desempeñan este empleo por voluntad propia, sino que en muchos casos lo hacen porque les aporta un estilo de vida que jamás podrían conseguir de cualquier otra manera.

Algunas portavoces del cambio; el nuevo estilo de vida de las putas

Hace unos meses, desde una revista que no vamos a mencionar, una de las redactoras que trabajaba en dicha plataforma hacía referencia a la película Pretty Woman, asegurando que se trataban de una obra que envolvía de una belleza irreal al mundo de las acompañantes sexuales, cuya realidad era mucho más aterradora y denigrante.

La respuesta no se hizo esperar, y desde la propia comunidad de escorts se escucharon voces de protesta contra la redactora. Una de las voces que más se hizo oír fue la de Tilly Lawless, de 21 años y recién graduada de historia, puso un comentario denunciando la falta de respeto al sector acompañado del siguiente hashtag: #facesofprostitution (las caras de la prostitución). El fenómeno no tardó en hacerse viral y encontrar su resonancia en todas las escorts y putas que se sentían identificadas con el mensaje.

Sus palabras exactas fueron “El texto englobaba la prostitución como algo dañino y malsano para las trabajadoras que lo desempeñan, sin cubrir otros casos o hacer referencia a las trabajadoras que son putas por voluntad propia, como las que se anuncian en HotValencia. Estos casos son en ocasiones confundidos con el proxenetismo, y en realidad no tienen nada que ver. “

Al igual que Tilly, muchas de las putas de valencia que trabajan libremente y por voluntad propia notan este mal trato de los medios hacia su elección profesional. Las etiquetas y los estigmas que se asocian a las acompañantes sexuales son a menudo las causas por las que las mujeres que se dedican a esto notan la presión de su profesión.

El paradigma ha cambiado. Las putas valencianas modernas ya no son mujeres sin estudios y sin futuro profesional, mujeres enganchadas a sustancias peligrosas o inmigrantes que solo encuentran el pasaje hacia este país como parte de una mafia. Son mujeres normales que buscan una manera mejor de ganársela vida o ganar un dinero extra.

Algunas de ellas tienen varias carreras universitarias y no encuentran un trabajo que les aporte la estabilidad económica que merecen, así que deciden hacerse escorts, ya sea en una agencia de escorts o como puta independiente, y disfrutar, o no, del sexo mientras ganan algo de dinero en el proceso. En Valencia, como en cualquier parte algunas putas combinan su trabajo con su otra profesión, que puede encontrarse en cualquier sector del mercado.

La prostitución en los medios: ¿Es esta toda la verdad?

El injusto tratamiento de los medios que mencionábamos anteriormente ha sido varias veces criticado por las asociaciones que se encargan de velar por la seguridad y bienestar de las escorts españolas. Incluso desde el propio mundo del periodismo se han hecho eco de la injusticia que supone para muchas mujeres que no se las trate con el respeto que se merecen.

La  Agencia ABITS del Ayuntamiento de Barcelona y la Asociación de Mujeres Periodistas de Cataluña, han publicado una guía de recomendaciones para la prensa sobre la complejidad del desempeño de la prostitución en España y sobre su reflejo en la prensa nacional.

Según estos organismos en la mayoría de los casos a las mujeres que ejercen de prostitutas se les vincula con la delincuencia y la exclusión social de manera injusta, olvidando otras variantes como puede ser el caso de las prostitutas que ejercen como tal voluntariamente y se encuentran en un entorno sano y libre.

Conclusiones

¿Cuál es la conclusión que extraemos de todo esto, pues? Es bien simple.

Aunque no todos los casos se puedan ajustar a un perfil concreto, podemos establecer sin duda a equivocarnos que no hemos actualizado el chip sobre la prostitución en España. Es cierto que actividades vinculadas al proxenetismo hay que perseguirlas  y evitar formar parte de la clientela que frecuenta esos serviciospero esto no tiene nada que ver con el lado más modernizado y actual de la prostitución; del cual formamos parte y que engloba a todas esas mujeres que han trabajado 12 horas por dos duros y que han decidido dedicarse a una actividad que les aporta estabilidad económica, comodidad, libertad de horarios, la posibilidad de compatibilizar con otro trabajo y también, aunque haya quienes se tiren de los pelos, hay chicas a las que les gusta trabajar de prostitutas porque es una aventura sexual que están dispuestas a vivir.