¿Debemos llamar con número oculto a una puta o escort?

0
3210
puta o escort numero oculto

Una de las principales dudas que nos surgen cuando estamos navegando por alguna página de anuncios de contactos valenciana como hotvalencia es, cómo vamos a contactar con la escort o puta que nos ha llamado la atención. Básicamente se trata de responder a una pregunta que siempre sondea la cabeza de quienes contratan esta clase de servicios: ¿debemos llamar con número oculto a las putas y escorts? Y, por otro lado, ¿deben las escorts contestar a las llamadas que se hagan con número oculto?

Se trata de una cuestión controvertida, tanto desde el punto de vista de los clientes como el de las propias putas, ya sean independientes o presenten sus servicios en una agencia o casa de putas. Para los clientes puede llegar a ser verdaderamente incómodo facilitar su número personal, aunque la solución no pasa por una negativa categórica por su parte. De la misma manera, a las escorts tampoco les conviene negarse a recibir todas las llamadas que se realizan con número oculto, ya que es un gran sector de la población que podría necesitar de sus servicios.

La respuesta a este dilema no es un sí o un no categórico, sino más bien un conjunto de factores y consideraciones que hay que tener en cuenta para elaborar una decisión lo más acertada posible en cada caso.

Para poder contemplar el marco actual respecto a los contactos que se realizan en el mundo del sexo, vamos a ver unos cuantos datos relacionados con el tema. Para poder tener una mirada objetiva y observar desde lejos qué es lo que está pasando actualmente en este ámbito, hemos analizado miles de anuncios de contactos de putas y escorts, además de varias llamadas telefónicas.

Cómo actúan las profesionales del sexo valencianas

Respecto a las profesionales del sexo, estos son los datos extraídos:

Menos de un 4% de las escorts o putas independientes en Valencia incluyen en sus anuncios la advertencia de “no atiendo ocultos” ó “no números ocultos” o similar.

– Prácticamente ninguna (menos de un 1 %) agencia de escorts, club de alterne o centro de masajes incluye en sus anuncios la advertencia de que no atenderá llamadas con número oculto.

– Una de cada 17 escorts independientes no atiende o cuelga llamadas con número oculto de manera casi inmediata, sin llegar a pronunciar palabra alguna. También cabe la posibilidad de que diga deprisa y sin dejar contestar al cliente algo así como “lo siento, no atiendo ocultos”.

– La mayoría de clubs de alterne, centros de masaje erótico, pisos relax o casas de putas suelen atender todas las llamadas de sus potenciales clientes, aunque las hagan con número oculto.

– Aunque prácticamente ninguna agencia de escorts incluye anuncios que aseguren que no responderán a llamadas con número oculto (ni en la web, ni en las revistas dedicadas a ello), una de cada 12 se niegan en rotundo a contestar este tipo de llamadas, independientemente de que se trate de una agencia de lujo o no. Sin embargo, hay que decir que la mayoría de las agencias no suelen colgar a las llamadas de clientes potenciales, especialmente las agencias de lujo.

Lo que podemos extraer de esta información está bien claro: La gran mayoría de putas y escorts responden a este tipo de llamadas. Sin embargo, ocurre que cuando se dan algunas circunstancias determinadas, como solicitar a las escorts salidas a hoteles y domicilios que no les son familiares, estas piden a sus clientes que se les llame con un número visible para andar sobre seguro y evitar engaños y demás peligros.

Cómo actúan los clientes

Ya hemos visto que podemos hacer la llamada con número oculto y esperar que nos cojan el teléfono en alguna agencia, pero cómo actúan si tenemos en cuenta los datos del informe. Evidentemente no disponemos de información tan fiable como en el caso anterior porque no tenemos acceso a las llamadas de los mismos, aunque si tenemos en cuenta varios datos, podemos llegar a las siguientes conclusiones:

Una gran parte de los clientes, dos de cada tres para ser más exactos (68%), admite que la primera vez que se pone en contacto con una agencia, escorts independientes o una casa de putas lo hace con número oculto. De esta manera se siente mucho más seguro. Sin embargo, una vez se ha producido el primer contacto, algunos de estos clientes afirma que podría llegar a acceder a llamar con un número visible, ya que existiría una confianza con la agencia  la escort en concreto y se perdería el miedo relacionado con las posibles estafas o malversaciones.

– El 21% de los clientes accede a llamar con número visible la primera vez que se pone en contacto con la agencia y la puta. Algunos de ellos llaman la primera vez con oculto, aunque si la escort les pide que cambien a visible, estos acceden sin problemas.

Un 7%, es decir uno de cada quince clientes habituales de las profesionales del sexo de pago, utiliza un “putimovil”. Se trata de un móvil y una tarjeta de prepago que el cliente en cuestión adquiere, en ocasiones a su propio nombre y en otras a nombre de terceros, únicamente para este fin. Algunos de ellos llaman siempre con este móvil, mientras que otros prefieren ahorrarlo tan solo para las situaciones en las que las putas no contesten las llamadas telefónicas con número oculto.

– El 4% restante se coloca en el porcentaje de no sabe/no contesta. También se encuentra dentro de este sector lo clientes que prefieren usar medios alternativos para contactar con las profesionales del sexo, como el correo electrónico, llamadas desde centralita, desde hoteles o desde centros públicos.

chicas guapas atiende llamada

Las razones de ambos

Hemos podido ver que en muchos casos se puede producir una contradicción de intereses cuando el porcentaje de clientes que llaman con número oculto topa con una escort que ha decidido no contestar este tipo de llamadas. Entonces, ¿cuáles son las razones que empujan a uno y a otro para comportarse de esta manera?

La mayoría de las profesionales del sexo que no atiende a este tipo de llamadas argumenta que lo hace por razones de seguridad. Muchos de los que llaman escudándose en la anonimidad que aportan estas llamadas lo hace simplemente por curiosidad morbosa, para pasar un rato lejos del aburrimiento, para vacilar o para pasar un buen rato con su propio cuerpo (para masturbarse, vamos) y no se tratan de clientes de verdad.

Por su parte, los clientes arguyen que llaman con número oculto por cuestiones de privacidad. Son especialmente frecuentes los casos en los que tienen miedo a la posibilidad de recibir algún tipo de chantaje que afecte a su vida privada y el miedo de recibir un SMS o llamadas en momentos inoportunos para el cliente.

¿Quién tiene la razón?

Evidentemente, cuando tenemos un tema más o menos delicado y que toca intereses contrapuestos de las dos partes implicadas, no se puede llegar a una conclusión verdaderamente unívoca. Asimismo, podemos asegurar que, aunque no haya una verdad única respecto a este tema, sí que se puede llegar a unas conclusiones relacionadas que sirvan para contextualizar un poco las razones de ambas partes.

1) Es cierto que tanto las putas como las escorts están expuestas a ciertos peligros como robos, violencia y abusos, aunque en la gran mayoría de los casos todas estas acciones y peligros afectan a la prostitución callejera,  la más arriesgada y peligrosa forma de ejercer la prostitución que existe.

En los foros que hemos visitado y con las escorts que hemos hablado para elaborar nuestro pequeño estudio, las alegaciones relacionadas con este tipo de situaciones afectan a las escorts de lujo y las putas que trabajan para una agencia de una forma mucho menos grave. Si bien es cierto que en algunos momentos se han visto obligadas a vivir situaciones desagradables con clientes que llegan borrachos, que producen discusiones acaloradas, que después no tienen dinero para pagar o que llegan a producir pequeños robos, nunca ha existido algún caso de delitos graves, tales como la violación, la violencia directa, amenazas serias, robo con fuerza, etc…

El factor riesgo en un empleo como este está siempre presente, y eso no es algo evidente. Sin embargo, si extraemos los datos relacionados con la prostitución callejera, los peligros a los que se ven enfrentadas las trabajadoras sexuales son ligeramente superiores a los que pueden sufrir las trabajadoras en cualquier puesto de cara al público una noche de fiesta y borrachera.

Además, los clientes tampoco están exentos de sufrir algún daño como consecuencia de tener una cita con una escort. Si atendemos a las noticias, hace unos días Antena 3 nos contaba los sucesos ocurridos en Barcelona, en los que tres prostitutas drogaron a un cliente para robarle. De nuevo, la prostitución callejera es la fuente de los peligros para los clientes.

El riesgo es por tanto algo que está presente en ambos casos y que se reduce drásticamente cuando hablamos de sexo de lujo y contratado por agencias. No hay que minusvalorar el riesgo, algo que por otro lado es consustancial a la propia existencia del ser humano, pero tampoco conviene sobrevalorarlo.

2) Ignorar el innegable sentido de la privacidad al que tenemos derecho todas las personas es una acción irresponsable. La prostitución, por desgracia, todavía tiene muchas connotaciones negativas en amplios sectores de la sociedad moderna, así como tabús y etiquetas sociales desagradables. Esto afecta a los clientes y a las propias trabajadoras del sexo.

Pero cuando se trata de asociar estas connotaciones con el ámbito familiar y profesional de los clientes, se entiende cierto recelo hacia la preservación personal. Es de suponer que cierta cantidad de clientes tengan pareja o estén casados, y es de suponer también que la mayoría de ellos no quieran que se desvelen sus actividades con escorts y putas. Las consecuencias para su estado personal y familiar son de temer, no solo ya por la posibilidad de caer en un chantaje, sin por la posible confusión o indiscreción de las putas y escorts que no tienen claro los conceptos no escritos de protocolo en situaciones como esta. En algunos casos es de entender que muchas de las trabajadoras sexuales no hayan recibido la “educación” que corresponde en situaciones como esta, algo que webs especializadas se encargan de asegurar, además de la posibilidad de toparse con una escort que directamente las rompen sin el menor escrúpulo, sin pensar en los perjuicios que esto podría causar a los clientes.

3) Otro hecho que puede resultar relevante en caos como este y que se olvida a menudo es que las llamadas que se realizan con número oculto pueden ser rastreadas por la policía en caso de que se den delitos graves. Esto significa que las escorts que sean víctimas de algún asalto grave como un robo por fuerza, siempre pueden pedir a las autoridades correspondientes que se persiga al emisor de la llamada.

En conclusión, podemos establecer que atender a estas llamadas por parte de las escorts y utas de lujo no supone riesgo alguno. Si se ven expuestas a insultos o vejaciones constantes por parte de una misma persona, lo más prudente es contactar con las autoridades para que dejen de hacer las llamadas. Forma parte del instinto de escort saber con qué clientes se puede contactar y con quién no, esto es algo que se hace de la misma manera aún sin número oculto, además de que la pertenencia a una agencia siempre asegura cierto grado de protección.

El hecho de no atender a una llamada con número oculto puede conllevar a perder la posibilidad de establecer una cita con un cliente potencial, y la pérdida de tiempo en caso de que sean un “bromista” o un “pajillero de línea caliente” es mínima, ya que se cuelga nada más denotarse el problema.

Es importante también recordar a los clientes que tener un teléfono dedicado para estas situaciones puede ser muy útil, ya que se evitan todo tipo de posibles confusiones. Y recordar a las escorts que realizar llamadas no autorizadas a los clientes es una irresponsabilidad por varios motivos.